« Home | Diferencias » | Cómo Sobrevivir en Santa Fe » | 20 de noviembre » | ¿Por dónde comienzo? » | Genios » | Sábado... » | Dentista » | Oaxaca » | De regreso » | Se acabó »

Navidad

Ayer vi un nickname en mi lista de contactos de Messenger que me hizo recordar la navidad. Ya sé que eso no tiene nada de interesante, pero ese nick me disparo la amarga sensación que siempre tengo cuando de reunirse con la familia se trata.

No confundan por favor, no soy un amargado, pero eso de reunirme co la familia no se me da mucho que digamos, la gente que me conoce sabe que prefiero la compañía de mis amigos y de una buena plática o en su defecto de un muy cómodo silencio, que andar de abracito y toda la cosa con mi familia. Mi familia es extraña y creo que nunca me voy a adaptar a ella. Además, las ondas que se cargan para celebrar, de verdad que no van conmigo.

La noche de ayer estuve haciendo un recuento de mis navidades, hace muchos años que no paso una con ellos y me la he pasado bien, por ejemplo:

La navidad del 99, estaba en Yucatán y la familia de Eva me invitó a cenar, el año nuevo del 99 al 2000, seguía en Yucatán y la fiesta acabo el 1 de enero después de haber saltado toda la noche sobre una fogata que hicimos con muñecos viejos que nos robamos durante las últimas horas del año.

Mmmm. Navidad de 2000, estaba de vacaciones y Eva me invitó de nuevo a cenar en su casa, la noche de año nuevo ya estaba de regreso en el DF y mi amigo Oscar m invitó a recibir el año nuevo en su casa con Leslie y Jack, terminamos filosofando en el patio de una iglesia en un cerro muy alto ahí por los rumbos de Valle Dorado.

Navidad del 2001, ya vivía en Oaxaca, mi papá se ofreció para cubrir el servicio en el Cuartel General de la unidad donde estaba comisionado y yo me fui a cenar a casa de los vecinos. Ese año nuevo el "Thunder" (qué quieren, ese era el apodo del pobre hombre) nos invitó a pasarla en el jardín de su casa, terminamos a las 10 de la mañana del año siguiente.

Navidad y Año nuevo de 2002. Trabajaba como mesero en Los Danzantes, los dos días trabajé por gusto y saque casi cuatro mil pesos de propina esos dos días.

Navidad del 2003, pasé navidad en un pueblito al que había ido a descansar y en año nuevo me divertí como enano.

Navidad del 2004, gran error, pasé la navidad con la familia, y de verdad, no me gusta, el año nuevo me perdí por ahí.

Navidad del 2005, la pasé muy bien en Yucatán y el año nuevo también la pasé ahí, el primer día del 2006 fue muy ajetreado, fui al DF a ver a mis amigos y al día siguiente regresé a Oaxaca por cuestiones de trabajo.

Navidad 2006, el asunto no pinta bien...

hmmm yo procuro tomareme las cosas con filosofia , soy yo, y ya se ocupan ellso de tener conversacion a mi costa, no se cuanto valga como consejo peor gual y hasta puedes animar el silencio.

Bueno, a ver si este año te integras a nuestra cena navideña man, ya se está haciendo tradición y siempre nos haz hecho falta.

Run Forrest!! Run!!

Me animo a dejarte un comentario, (es la primera vez que te visito), algo que me sorprende en tu relato, es que conserves aún recuerdos y puedas hacer un recuento de años pasados... supongo que yo dejo ir los instantes, quizá no debería ¿verdad?, no sé qué rayos hice hace tres años por ejemplo... pero en suma puedo describir bien el olor a especies mientras la comida termina de sasonarze a fuego lento sobre la estufa, y el arreglo de flores de noche buena al centro de una mesa contrastando en el color con lo blanco de un mantel cuidadosamente dispuesto para recibir la cena, del árbol me gusta el halo de misterio que resguardan un par de cajas decoradas, y los reflejos que se producen en ellas por efecto de las luces y el papel metálico, me agrada también esa sensación de ambiente enrarecido, su calor... ¿será que un espacio amplio se vuelva de pronto diminuto entre tanta gente y compañía? ahhh y el frío de invierno que se mete por debajo de la ropa y la ropa que lo convierte a uno en un gran muñeco de trapo y de recuerdos volominosos... abultados, espesos... que parece cada año que se van, y no, no se van, regresan.

R.

Cada evento es memorable... pienso que no hay eventos sin importancia Cristian, cada acto nos define, lo mismo que nos define un padre militar que no estaba en casa nunca, que un padre no militar que apenas llegó a conocerse, o una madre que además de no saber cantar, nunca extendió un brazo sino era para golpear... quizá me expliqué mal... y si así fue te ofrezco mis disculpas.
¿sabes? yo construyo mis propios eventos memorales, no dependo de nadie, así no pesa, así aminora... y los objetos representan caricias, y la mirada un abismo y la compañía un extra... nada más.
Soy mi mejor compañía... y suena ególatra y puedo parecerte vanidosa, (no serías el primero que pensara eso de mí).

Cristian... anda y disfrútate ese día, tu capacidad de pensar recordando es bellísima... de ahí que me atreviera a hacerte un cumplido tan malo, al parecer.

Saludos.

Te entiendo perfectamente, mi familia también es muuuuuuy extraña... como que somos familia pero no somos... las cenas navideñas y de año nuevo (y de cumpleaños, 16 de septiembre y cualquier cosa que amerite reunión familiar)siempre son rutinarias aburridas y muy patéticas... Supongo que al igual que yo, no sientes que realmente formes parte de tu familia... no sientes esa conexión... Huye lo más rápido y lejos que puedas, evita a tu padre mientras esté ebrio y, por más placer que te provoque, evita provocar la ira de la amargator mayor. Disfruta tu Navidad!

Post a Comment

Links to this post

Create a Link

Google Docs y Hojas de cálculo: procesamiento de textos y hojas de cálculo en la web. Editar esta página (si tienes permiso) | Informar sobre spam